Racing

Lo mejor que puede hacer un Drone es competir con otro

Las carreras de drones, o “Drone Racing”, son un deporte de alta velocidad. Los pilotos expertos vuelan pequeños drones de helicópteros cuádruples (quadcopters) a través de pistas tridimensionales a velocidades de hasta 120 mph. Los aviones no tripulados (DRL) están diseñados para velocidad, agilidad y rendimiento. En una nota de FoxNews ya se les llamó incluso “un nuevo tipo de NASCAR”.

Los drones utilizados para carreras tienen un sistema que permite una mayor precisión en las maniobras – pertenecen a una subcategoría llamada FPV (first-person view”).

Las personas que vuelan aviones no tripulados con fines recreativos u otros fines pacíficos generalmente los compran confeccionados, listos para usar o en línea. Los Quadcopters usan motores eléctricos alimentados por baterías. Usualmente tienen cuatro hélices, pero las variaciones pueden tener seis u ocho o más; la gente incluso construye aviones no tripulados de cincuenta hélices.

La mayoría de los drones de cámara utilizan sensores a bordo para estabilizar continuamente el vuelo y mantenerse en equilibrio.  Estos componentes, por definición, evitan que el drone ruede o voltee de forma drástica. Los drones de carreras requieren una maniobrabilidad agresiva, por lo que funcionan en un modo no asistido conocido como “modo de velocidad”. Esto los hace increíblemente rápidos y ágiles, pero también más difíciles de controlar. A pesar de que puede llevar meses de práctica dominarlo, el modo de velocidad permite a los pilotos realizar movimientos y trucos acrobáticos con total libertad.

La gran evolución que han tenido las carreras de drones no sería posible sin FPV; volar un drone de forma competitiva a gran velocidad en FPV es una experiencia intensa e inmersiva. Las carreras de drones pueden consistir en una competencia formal como DRL, algunos amigos que se reúnen en un campo o simplemente volar en estilo libre, haciendo trucos y luego compartiendo los videos en línea. Las pistas se pueden acordonar y colocar usando árboles, banderas o postes, o incluso aros de hula.

Zachry Thayer y Jordan Temkin

Jordan Temkin es un piloto profesional de carreras de drones, uno de los ganadores principales del deporte. A menudo, Temkin vuela con Zachry Thayer, su roomie de Fort Collins, quien también es piloto profesional de drones.

In this March 19, 2016, photo, Drone Racing League pilots Shaun Taylor, from Albuquerque, N.M., left, Zach Thayer, from Laguna Niguel, Calif., center, and Steve Zoumas from Wading River, N.Y., operate their drones during a DRL competition at a vacant mall in Hawthorne, Calif. (AP Photo/Richard Vogel)


Ambos son de la costa oeste; Temkin de Seattle y Thayer de Laguna Niguel, California, en Orange County. Los dos se conocieron cuando compitieron en una carrera de drones en Sacramento en 2015. Temkin, un graduado de la Universidad de Colorado con un título de arte, estaba buscando un compañero de cuarto, y decidieron compartir una casa. En línea, Temkin se había conectado con otras personas de la zona a las que les gustaba volar aviones no tripulados, y cuando finalmente se reunieron llamaron a su grupo “Big Whoop”, porque en ese momento, como pilotos, eran lo opuesto a impresionante. El éxito actual de Temkin y Thayer ha resaltado ese nombre. Cuando Temkin corre, su apodo es “JET”, por sus iniciales. Thayer compite como “A_Nub”, se pronuncia “novato” (“noob”), algo que Thayer ya no es. Mantuvo el nombre porque así es como los fanáticos de las carreras de aviones no tripulados lo conocieron por primera vez.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *