Investigación

Drones y arqueología: descubrimientos en arte rupestre

El uso de drones se ha expandido a muchas áreas de las ciencias, incluida la arqueología. Los UAV han hecho posibles nuevos descubrimientos arqueológicos alrededor del mundo, llevando a los científicos a lugares antes inaccesibles por la ciencia y dándoles nuevas herramientas para ampliar su conocimiento.

Tal es el caso de las pinturas rupestres. Con miles de años de antigüedad, las pinturas rupestres son increíblemente difíciles de encontrar. Sin embargo, en los últimos años se han podido mapear y registrar enormes zonas arqueológicas con jeroglíficos en distintas partes del mundo, principalmente en América del Sur. Los dos descubrimientos más recientes son 50 nuevas líneas de Nazca en Perú y los jeroglíficos en los Rápidos de Atures del Río Orinoco en Venezuela.

Nuevas líneas de Nazca en Perú

Líneas de Nazca, desierto de Perú

Las líneas de Nazca han sido nombradas por la UNESCO como uno de los más grandes enigmas arqueológicos. Estos geoglifos, localizados en las pampas de Jumana, en el desierto de Nazca, Perú, fueron trazados hace miles de años por la cultura nazca moviendo piedras para exponer una capa de tierra con menor pigmentación que la superior creando figuras de gran extensión sobre cerros y laderas. El significado de las líneas de Nazca es incierto ya que las figuras creadas varían desde animales hasta figuras geométricas. No obstante, investigaciones recientes apuntan a una relación fuerte con rituales para la lluvia.

Los nuevos proyectos en el área iniciaron después de que la organización Greenpeace irrumpiera el sitio, Patrimonio de la Humanidad, para llevar a cabo una protesta que resultó causando daño a algunas líneas de Nazca. Poco después del incidente, el gobierno de Estados Unidos donó una suma considerable para que arqueólogos peruanos conservaran y continuaran investigando el sitio.

Las finas líneas que comprenden estos dibujos no solo son prácticamente invisibles al ojo humano, sino que tampoco habían sido detectadas por imágenes satelitales. En abril de este año arqueólogos peruanos armados con drones descubrieron más de 50 nuevos ejemplares de estos misteriosos dibujos terrestres en la provincia de Palpa. Además, se pudo registrar el primer mapeo completo de los geoglifos ya descubiertos.

Proyecto de Arqueología Reflexiva Isla Cotúa-Orinoco en Venezuela

Rápidos de Atures, Venezuela

El arte rupestre del río Orinoco, en la zona Venezolana del Amazonas, ha sido estudiado extensivamente y sus jeroglíficos son, tal vez, los mejores conocidos a nivel mundial. Éstos comprenden imágenes que retratan la cotidianidad de nuestros antepasados (en contraste con muchos otros que señalan sitios funerarios remotos) y diferencias entre pinturas que describen a la zona como un lugar de convergencia multicultural.

El gran tamaño de estos jeroglíficos, impedía que se realizara un mapeo preciso por medio de técnicas tradicionales, por lo cual el Proyecto de Arqueología Reflexiva Isla Cotúa-Orinoco en Venezuela, liderado por arqueólogos de la University College London del Reino Unido, utilizaron drones equipados con cámaras de fotogrametría que pudieron crear representaciones tridimensionales de las pinturas. En el 2017, el tercer año del proyecto de cuatro previstos, los científicos británicos dieron a conocer imágenes con un nivel de precisión inaudito de ocho grupos de paneles tallados localizados a lo largo de cinco islas de los Rápidos de Atures del Río Orinoco.

Tags:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *